miércoles, 27 de enero de 2016

El ingrediente principal de tu mal se esconde tras una puerta actual, tras de ti. (F.C.)

Resultado de imagen de gato de schrödinger

   Examinemos el más conocido de todos los experimentos mentales en física cuántica: el famoso experimento del gato de Schrödinger. Imaginemos que a mediodía se coloca un gato en una caja cerrada junto con un neutrón y una pistola. Cuando el neutrón se desintegra (aleatoriamente), el electrón expulsado activa un circuito que hace que la pistola se dispare y mate al gato.
   Un practicante de la mecanica cuántica -llamamémoslo S- analizaría el experimento construyendo una función de onda: una lista de probabilidades para los diversos resultados. S no puede tener en cuenta razonablemente todo el universo, así que limita el sistema de modo que incluya solo aquellas cosas que hay en la caja. A mediodía sólo existiría una entrada:
  1. El gato está vivo en la caja con la pistola cargada y el neutrón. 
   Luego S hará algunas matemáticas, similares a las que se hacen al resolver las ecuaciones de Newton, para descubrir lo que sucederá a continuación, digamos a las 00:10h. Pero el resultado no es un predicción de si el gato estará muerto o vivo. Es una actualización de la función de onda, que ahora tendrá dos entradas:
  1. El neutrón está intacto / la pistola está cargada / el gato está vivo
  2. El neutrón se ha desintegrado / la pistola está vacía / el gato está muerto.
   La función de onda se ha dividido en dos ramas -las ramas muerta y viva- cuyos valores numéricoas dan las raíces cuadradas de las probabilidades para los dos resultados.
   S puede abrir la caja y ver si el gato está muerto o vivo. Si el gato está vivo, S puede descartar la rama gato-muerto de la función de onda. esa rama, si se siguiera en el tiempo, contendría toda la información sobre el mundo en el que murió el gato, pero puesto que S encontró el gato vivo ya no necesita más esta información. Hay un término para este proceso de desechar las ramas inobservadas de la función de onda cada vez que se hace una observación. Se denomina colapso de la función de onda. Es un truco muy conveniente que permite al físico  concentrarse sólo en las cosas que pueden ser de interés posteriormente (1). Por ejemplo, la rama viva tiene información que puede seguir interesando a S. Si el sigue esta rama de la función de onda un poco más en el tiempo, sería capaz de determinar la probabilidad de que saliera el tiro por la culata y matara a S (le está bien empleado). El colapso de la función de onda cada vez que tiene lugar una observación es el ingrediente principal de la famosa interpreación de Copenhague de la mecanica cuántica defendida por Niels Bohr.
   Pero el colapso de la función de onda no es una parte de las matemáticas de la mecánica cuántica. Es algo extraño a las reglas matemáticas, algo que Bohr tuvo que añadir para terminar el experimento con una observación. Esta regla arbitraría ha molestado a generaciones de físicos. Una gran parte del problema es que S limitó sus sistema a las cosas que había en la caja, pero al final del experimento el propio S entra en escena para hacer la observación. Ahora se entiende en general que una descripción consistente debe incluir a S como parte del sistema.
   Ésta es la manera en que procedería la nueva descripción: la función de onda describe ahora todo lo que hay en la caja además del bulto de materia que llamamos S. La función de onda inicial sigue teniendo sólo una entrada, pero ahora se describe asi:
  1. El gato vivo está en la caja con la pistola cargada y el neutrón, y el estado mental de S está en balnco.
    Pasa el tiempo y S abre la caja. Ahora la función de onda tiene dos entradas:
  1. El neutrón está intacto / la pistola está cargada / el estado mental de S es consciente del gato vivo.
  2. El neutrón se ha desintegrado / la pistola está vacía / el gato está muerto / el estado mental de S es consciente del gato muerto.
   Nos las hemos arreglado para describir las percepciones de S sin colapsar la función de onda.
   Pero supongamos ahora que hay otro observador llamado B. B ha estado fuera de la habitación mientras S ha estado haciendo su extraño experimento. Cuando abre la puerta para mirar (2), lo que ve es uno de los dos resultados. No vale la pena seguir la pista de la rama inobservada de la función de onda (3), de modo que colapsa la función de onda. Parece que no hemos evitado la extraña operación. Evidentemente, lo que tenemos que hacer es incluir a B en la función de onda. El punto de partida sería un sistema compuesto de todo lo que hay en la caja y dos bultos llamados S y B. El estado inicial es:
  1. El gato vivo está en la caja con la pistola cargada y el neutrón, el estado mental de S está en blanco, y el estado mental de B (que está fuera de la habitación) está en blanco.
Cuando S abre la caja, la función de onda desarrolla dos ramas:
  1. El neutrón está intacto / la pistola está cargada / el gato está vivo / el estado mental de S es consciente de que el gato está vivo / el estado mental de B sigue estando en blanco.
  2. El neutrón se ha desintegrado / la pistola está vacia / el gato está muerto / el estado mental de S es consciente de que el gato está muerto / el estado mental de B sigue estando en blanco
 Finalmente B abre la puerta, y las ramas se convierten:
  1. El neutrón está intacto / la pistola está cargada / el gato está vivo / el estado mental de S es consciente de que el gato está vivo / el estado mental de B es consciente del gato vivo y tambien del estado mental de S (4).
  2. El neutrón se ha desintegrado / la pistola está vacia / el gato está muerto / el estado mental de S es consciente de que el gato está muerto / el estado mental de B es consciente del gato muerto y tambien del estado mental de S (4).
 El experimento ha sido descrito sin colapsar la función de onda.
   Pero supongamos ahora que hay otro observador llamado E. No importa. Usted debería ser capaz de ver la pauta. Lo que es evidente es que la única manera de evitar el colapso de la función de onda es incluir el universo observable entero así como todas las ramas de la función de onda en la descripción cuántica. Esa es la alternativa a la regla pragmática de Bohr de determinar la historia colapsando la función de onda.
   Si pensamos al modo de Everett, la función de onda describe un árbol (5) con una ramificación infinita de resultados posibles. Siguiendo a Bohr, la mayoría de los físicos han tendido a considerar las ramas como ficciones matemáticas, excepto la rama real en la que se encuentra uno mismo después de una observación. Colapsar la función de onda es un artificio útil para eliminar todo el equipaje innecesario (6), pero para muchos físicos (1) esta regla parece ser una intervención externa arbitraria por parte del observador, un procedimiento que no está basado en modo alguno en las matemáticas de la mecánica cuántica. ¿Por qué deberían las matemáticas dar lugar a todas las demás ramas si su unico papel es quedar descartadas?.
   Según los abogados de la interpretación de los muchos mundos, todas las ramas de la función de onda tienen la misma realidad. En cada coyuntura el mundo se desdobla en dos o más universos alternativos, que viven para siempre uno al lado del otro (7). La visión de Everett era la de una realidad que se ramifica incesantemente, pero con la salvedad de que las diferentes ramas nunca interaccionan entre sí una vez que se han separado. En la rama gato-vivo, la rama gato-muerto nunca volverá a molestar a S. La regla de Bohr es simplemente un truco para podar todas las ramas que, aunque muy reales, a priori, no tiene efecto posterior sobre el observador.
   Hay otro punto que vale la pena señalar. Para cuando llegamos a la fase actual de la historia (8), la función de onda se ha ramificado tantas veces que hay un enorme número de réplicas de toda eventualidad posible. Consideremos al pobre B mientras está fuera de la habitación. La función de onda se ramificó cuando S abrió la caja, desdoblando así a todos ellos, incluyendo B, en dos ramas. En número de ramas que le contiene a usted, sentado y leyendo esto, es practicamente infinito (9). En este marco el concepto de probabilidad tiene perfecto sentido como la frecuencia relativa de los diferentes resultados. Un resultado es más probable que otro si más ramas lo contienen.

El paisaje cósmico.
Teoría de cuerdas y el mito del diseño inteligente.
Leonard Susskind.


"Cuando conozcas el pasado
que está inscrito en tu ADN y en tu psiquismo,
y que dia a dia evocas y llamas realidad, 
ahí y unicamente desde allí podrás transformar tu ahora."


"La curiosidad mató al gato si,
pero la curiosidad de quién"



NOTAS:
(1) Aqui, hechando imaginación (h.i.) como a mi me gusta, podemos interpretar físico como nuestro mundo físico o nuestro cuerpo físico. Aqui es evidente que el colapso que ocurre con la observación sólo le interesa a nuestra parte física. Pero qué le interesa a nuestra parte espiritual... quizás no hacer trucos y concentrarse en TODA la función de onda que sabe le podrá ser de interés posteriormente para comprender, perdonar y sanar?. Quizás las vidas pasadas, la reencarnación, sea sólo "observadas" por la parte espiritual porque "le interesa".
(2) Aqui, h.i., podemos asemejar el abrir una puerta con reencarnarse, abrir una puerta para volver a mirar vida. Quizás porque una vez, quizás por miedo o sufrimiento ante la muerte, la cerramos.
(3) al menos para el físico ;-).
(4) esto último siempre y cuando B siga en la misma habitación esté vivo. H.I. podemos pensar que el cambio de habitación es como un cambio de cuerpo, como un reencarnación de S en B.
(5) plantemos aquí un árbol genealógico.
(6) de nuevo se me viene a la mente la palabra reencarnación y olvido al nacer.
(7) de aquí se podría sacar la conclusión de que lo mejor es "no decidir", "no actuar", ... Dejar que todo fluya. Ser como el agua de un río que no opone resistencia a la corriente. Dejar de ramificarse. Evitar el colapso de la función de onda... Al fin y al cabo ¿no es eso lo que hizo Jesús?.
(8) Época actual. Es decir, como diría Einstein, aquí y ahora.
(9) Lo que en realidad vemos nosotros puede que sea lo hecho por nuestros ancestros (al igual que el gato estará vivo o muerto a causa de S y no de mi actual yo B). Es decir, ¿no me estaré creyendo culpable de algo que hizo un remoto ancestro mio?.

---------------------------

14/9/2017

Ayer en casa de PayMa hablamos de esto y eso me hizo volver a leer el Post. Hoy me he levantado con la idea de que esta explicación cientifica es también una posible "explicación" a lo que es el mundo material (vida) y el mundo espiritual (muerte). A ver si me sé explicar, pues las palabras siempre se quedan cortas cuando hablas del más allá.

Somos luz y por lo tanto nos podemos comportar como onda o como particula. Como onda no "gozamos" de individualidad ni "sufrimos" como individuos, como partícula si. Pero la onda que en algún momento hemos sido y seremos puede colapsar en dos momentos llamados nacer y morir.
  1. Nacer: la onda colapsa en la rama en la que el gato está vivo.
  2. Morir: la onda colapsa en la rama en la que el gato está muerto.
Pero ambas ramas existen, ambos mundos existen, el de los vivos y el de los muertos. Y, como particula,  si estas en uno no estas en otro. Sin embargo como onda parece ser que puedes estár en los dos.

Claro que otra posibilidad (teoría) sería que existiera dos munos:
  1. El mundo de las partículas. Entrarias en él al nacer
  2. El mundo de las ondas. Entrarias en él al morir.
Al fin y al cabo somos Luz y nos podemos comportar como ondas o como partículas. Además, esta teoría me parece más "útil" a la hora de "explicar" ciertas cosas. Siempre se ha dicho que somos como gotas de agua y que morir es como volver al oceano del que un día salimos.  Claro que según parece, hay un intervalo llamado transición en el que pasas de un mundo a otro. Creo que aquellos que se quedan en ese intervalo entre el mundo de las partículas (mundo material) y el mundo de las ondas es a lo que llamamos seres en transición o perdidos y que son precisamente a los que muchos memdiums rescatan enviándolos a la luz. Tambien creo que rezando por esos seres atascados en el intervalo de transición se les ayuda a que se dirigan a la luz, la cual podríser una especia de puerta al mundo de las ondas.

Me suena lo de "la partícula de Dios". Quizás todos seamos partículas de Dios. Y Dios sea nuestra onda, aquella a la que debemos volver.

Me he acordado que en febrero de 2016, en un post, puse lo siguiente:
Dios es una ONDA y nosotros un alma fruto de un COLAPSO en su FUNCIÓN. Somos párticulas colapsadas tiempo ha, que formaron parte de una Onda. Partículas que buscan imperiosamente volver a unirse a la ONDA.


NOTAS:
  • De acuerdo con la física clásica existen diferencias claras entre onda y partícula. Una partícula tiene una posición definida en el espacio y tiene masa mientras que una onda se extiende en el espacio caracterizándose por tener una velocidad definida y masa nula. (pienso: al menos en parte, esto cuadra con la muerte ya que al morir podemos considerar, desde una visión espiritual, que nuestra masa es nula).(fuente Wikipedia)
  • Actualmente se considera que la dualidad onda-partícula es un “concepto de la mecánica cuántica según el cual no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa”. (Stephen Hawking, 2001)  (pienso: esto vuelve a cuadrar con lo que he dicho acerca de que puedes pasar de un mundo a otro).(fuente Wikipedia)
  • La visión de los mapuches, indigenas del sur de Chile y zonas de Argentina, apoya en cierta medida esta teoría. Veamos como: "Ellos creen que la vida continúa después de la muerte en un cuerpo que es un doble exacto...Cuando llegue el momento final, este doble se separa del cuerpo físico y entra en la fase am, desde donde sigue relacionándose con los lugares y personas que conocía. Un año más tarde, el am se desplaza a una región espiritual y se convierte en un pulli que, a su vez, sigue cuidando desde esa dimensión a su familia y amistades. Los mapuches incorporan al pulli en el pillán, una entidad que no se corresponde con un dios o demonio, sino más bien con un ancestro. Cada clan y cada tribu tiene su propio pillán, que puede ser femenino o masculino" (fuente: Al otro lado del tunel, del Dr. José Miguel Gaona Cartolano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario