miércoles, 13 de enero de 2016

Si el dolor no se quiere ir... ¡ vete tú !.



A veces la vida nos trae dolor, mucho dolor.

Para mi el dolor es lo mismo que para ti. La diferencia es que yo, ante situaciones tan dolorosas, huyo hacia adentro, hacia mi lado espiritual.

Si, es una huida, pero hacia dentro. Es el sitio ideal a donde ir cuando aparece un dolor que no puedes evitar.

Cuando no puedes (o crees que no debes) evitar algo que sabes que va a ser doloroso, es donde mejor te vas a refugiar. De hecho, es quizás el único refugio seguro, donde el dolor no te perseguirá.

 "mira dentro de ti misma y entonces prueba a volar donde el dolor no te siga".
Escucha tu corazon.
Laura Pausini

El dolor es algó puramente físico y como tal, sólo afecta a tu parte física, a tu parte material (la mente tambien es algo físico). Si te identificas al 100% con tu yo físico, el dolor te afectará al 100%. Pero si has aprendido a identificarte con tu parte espiritual, ese porcentaje espiritual tuyo será la reducción de tu sensación de dolor, pues esa parte de ti podrá ir al mundo espiritual, donde el dolor no existe.

Gracias al dolor, sobre todo al más fuerte, se descubre muchas veces ese otro mundo oculto e invisible que algunos llaman mundo espiritual. Ver ese mundo es el primer paso para internarte e él. No necesitas ninguna creencia exterior que te ate. No olvidemos que la auto-flagelación y el auto-sacrificio practicado por muchos creyentes es una forma de llegar al Dolor que les dará acceso al pórtico espiritual.

Muchas veces necesitamos a otras personas, a las cuales hemos querido mucho, para poder descubrirlo. Con la pérdida de seres queridos (a veces solo con imaginarla) sentimos un inmeno dolor, impulso bendito que nos acerca a las fronteras del mundo espiritual. Otras veces parece como que alguna mano invisible, proveniente de un mundo oculto, nos empuja hacia el dolor para acercarnos a ese más allá...

Particualarmente, sin mi mujer y sin mis hijos no hubiera descubierto este "nuevo" mundo que me tiene "fascinado" y que estoy seguro que algún día ellos descubrirán. Confío en que mi mujer no necesite mucho más dolor para hacerlo. En cuanto a mis hijos, sé que mi camino se lo facilitará.

Creo que este nuevo mundo es compatible con el físico. Es más creo que este mundo, el físico, lo hemos elegido sabiendo que aqui hay una puerta hacia el otro mundo, el espiritual.

Esta es la lección que trato de enseñar hoy, y lo hago sólo porque ya la aprendí:

Ante el dolor, ¡huye!, pero hacia adentro. 

¿Ves lo importante que es descubrir el lado espiritual?. ¿No te gustaría que tus hijos aprendieran a "esquivar" el tremendo dolor que algún día sin duda se les presentará? ¿Acaso preferis que vuestros hijos lo sufran?.

Los hijos tendrán que aprender aquello que sus padres no entendieron. 

Si querido lector/a, los hijos, cuando son niños, tienen como principal misión enseñarte esto (tu lado espiritual). Y cuando son adultos tienen como principal misión descubrirlo.

Creo que Jesus era Maestro precisamente en esto. Él tambien aprendio a huir hacia dentro. Sólo espero que no me tengais que crucificar como hicisteis con él para descubrirlo.

El que dice lo que siente, no miente...


------------------------------------

El verdadero espiritista ve las cosas de este mundo desde un punto de vista tan elevado que las tribulaciones no son para él mas que incidentes desagradables. Lo que en otros producirá una violenta emoción le afecta medianamente. Sabe por otra parte que los pesares de la vida son pruebas que conspiran a su adelanto si los sufre sin murmurar, porque será recompensado según el valor con que las haya soportado.
Allan Kardec

No hay comentarios:

Publicar un comentario