jueves, 7 de abril de 2016

Libro: "El alimento de los Dioses". Gonzalo Moure

Resultado de imagen de el alimento de los dioses gonzalo moure
Lo siguiente es un estracto del libro...

Bruto me enseñó a escribir y a leer, y asi, aunque él ya haya muerto, siempre le encuentro vivo en sus cuadernos... En sus ojos había cosas que me hablaban del pasado y del futuro.

El niño de pecho se alimenta sólo de su madre, y ni necesita nada más. Es para él un alimento perfecto, equilibrado, sin apenas restos, sin ningún resultado tóxico. Pero luego, el mismo niño, al crecer, comienza a encontrar resistencia para asimilar la leche. Desde ese momento, el hombre carece del alimento perfecto, y es, por tanto, víctima de todo tipo de  disfunciones intestinales, de impurezas e imperfecciones. Nada más dejar la leche materna, el hombre cominenza a morir por intoxicación.

No son minerales de la Tierra - replica Koleg - vienen de allí - y señalaba hacia arriba - la patata del cielo. - Como la energía de nuestros delfines - aseguró Inga, señalando al cielo de sus auroras boreales - . También va hacia "allí".

Ellos - ¡se refería a los delfines! no han querido que su patata se extendiera. Les debía parecer peligrosa en manos del hombre.

Buscalas, Koleg, las luces. Lo importante era la energía que había en esos delfines. Otra alma, otra forma de vida. Eligieron los delfines para habitar la tierra porque los delfines son puros y limpios... Supongo que si no pudimos tenderles nuestra mano, es porque aún no ha llegado el momento de hacerlo.

... Cierto día, un delfín había salido del agua para librarse de su cárcel de carne sobre las piedras de aquella playa...

Brun aún creía que, aunque uno muera, si queda un corazón vivo en el que se recuerde con aprecio, sigue existiendo.

La luz de Ormud viaja en ellos.
-¿En los delfines?-
Si. La luz está en ellos porque son puros.
Dice una antigua poesía que los delfines transportaban en sus lomos a las musas, es sus viajes por el mar.

Volverán. Siempre han estado aquí, cerca del hombre. Y siempre lo estarán... ¿Era el final o el principio?


No hay comentarios:

Publicar un comentario