viernes, 8 de abril de 2016

El poder del observador y el mal/bien de ojo (F.C.)

Según la mecanica cuántica el observador influye en lo observado. Esto es ciencia y parece ser aceptado, en mayor o menor medida, por todos. Pero acaso el mal de ojo no es otra cosa que eso mismo.

Claro que si, aplicando la mecánica cuantica, admitimos la existencia del mal de ojo,  tambien tendremos que admitir la existencia del bien de ojo.

Todos podemos dudar, estamos en nuestro derecho. Pero acaso cabe dudar de la influencia que tienen unos padres en un hijo cuando le lanza una mirada de amor como premio, o de enojo como castigo.

El ejemplo anterior de padres-niños nos lleva a percatarnos de que el poder del observante es inversamente proporcional al poder del observado. O lo que es lo mismo: el ojo del sabio es fuerte frente al ojo del ignorante, pero el ojo del ignorante es debil frente al del sabio. Esto, aunque no nos pueda parecer obvio lo vemos constantemente en la vida diaria; medico-paciente, profesor-alumno, padres-hijos, sabios-ignorantes,.. Siempre el observador fuerte influye sobre el debil y no al reves.

Cuando criticas a un sabio, lo conviertes en más sabio.
Cuando criticas a un necio, lo conviertes en tu enemigo.

Puede que haya "miradas" que matan. Pero, por la misma razón, también habrá miradas que resucitan a los muertos.

Poco se ha hablado del bien de ojo, pero no cabe duda de que si queremos recibirlo tendremos que, con la mirada de nuestro niño interior, mirar a una persona sabia a los ojos. Y contarla nuestras más profundas penas y dolores, fruto de envidiosas miradas practicamente olvidadas.

Situate frente a alguien cristalino y transparente, pues ese será el mejor espejo, y busca en su mirada de adulto los ojos de tu niño interior. Después deja que te cuente tu niño interior las veces que le miraron mal. Por último deja que el adulto que eres hoy entienda lo que realmente paso y explicaselo a tu niño interior. Y sobre todo, miralo bien. Esto, sin duda, sera un bien de ojo.

Y hablando del mal de ojo:
http://buscadordecausasperdidas.blogspot.com.es/2015/10/las-enfermedades-culturales-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario