lunes, 5 de octubre de 2015

La importancia de la dieta

Resultado de imagen de dieta chamánica

En el chamanismo amazónico la dieta constituye el punto central del aprendizaje, del que parten los diversos radios que darán acceso a eperiencias únicas. Todo aquél que quiera ser curándero o chaman debe pasar, indefectiblemente, por un periodo de dieta rigurosa dirigida por un maestro. Ésta puede ser vista, en cierta forma, como una prueba iniciática, ya que de su comportamiento mientras la lleve a cabo y de su entereza para realizarla, dependerá su éxito a la hora de manejar; más tarde, las sutiles y peligrosas energías con las que se tendrá que enfrentar.

Pero este trabajo, al que se denomina "dietar", no consiste sólo en abstenerse de ingerir ciertos alimentos con el objeto de purgar el organismo; también abarca no realizar ciertos actos, evitar el contacto sexual, entrar en un estado de concetración, meditación, compromiso y respeto con todo lo que rodea al iniciado.

No sólo está contenida en el plano físico, sino también en el psicológico. Como el aprendizaje viene a través de las imágenes oníricas, quien se inicia debe evitar realizar estos actos o comer en sueños, ya que ello bloquea el camino al conocimiento.

La conexión con uno mismo y con el todo que se obtiene a través de la dieta es enorme, maravilloso y difícil, pues la exigencia es grande y, por lo general, no se está acostumbrado a ella.

La dieta se suele llevar a cabo en un lugar apartado de la selva. El chamán se dirige a él con su discípulo, aislándose del grupo hasta un periodo de tres meses (1). La persona que se está inniciando empieza a ingerir brebajes preparados con las plantas que el maestro conoce y está obligado a evitar el contacto con otras personas, los olores fuertes y la exposición directa al fuego, a la lluvia y al sol. Tampoco pueden comer alimentos picantes, sal, azúcar, grasas, carnes rojas ni alcohol. Por lo general, mientras dura la dieta, sólo se alimenta de plátano verde sancochado, yuca, arroz y ciertos tipos de aves y peces que el chamán le ofrece.

A menudo, entre los ayahuasqueros, se encuentran especialistas en curar determinadas enfermedades; a ellos, los espíritus de las plantas les han indicado el camino a seguir preparándoles para sanar ese tipo de dolencias.

El hecho de ingerir bebidas hechas con plantas que contienen principios activos muy fuertes, hace necesario que la alimentación sea precisa y rigurosa. Si la dieta se rompre por el motivo que sea, quien la haya empezado corre el riesgo de coseguir efectos opuestos a los deseados en incluso, enciertos casos, encontrar la muerte. De ahí que siempre se deba hacer de la mano de un maestro experimentado.

Extraido del Libro: Brujos y chamanes, de Roberto Busto.

(1) Para que se regeneren completamente las plaquetas debe de trasncurrir unos 3 meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario