miércoles, 8 de octubre de 2014

El poder del anonadamiento.

El alma habla de su amigo y dice asi: Él es -dice este alma-, eso no le falta; y yo no soy en absoluto y eso no me falta en absoluto; me ha dado paz y no vivo sino de la paz nacida de sus dones en mi alma, sin pensamiento; y así no puedo nada si no me es dado. Esto es mi todo y lo mejor de mí. Un estado así hace tener un sólo amor, un sólo querer y un sólo obrar en dos naturalezas. Ese es el poder del anonadamiento en la unidad de la justicia divina.

Margarita Porete
El espejo de las almas simples.

No hay comentarios:

Publicar un comentario