jueves, 2 de octubre de 2014

El espejo de las almas simples (7)

Extracto del libro de Margatita Porete (1309)

[7] Cómo esta Alma es noble y cómo no se cuida de nada. Capítulo VII

   [Amor.] Esta Alma -dice Amor- no se cuida de verguenza ni de honor, de pobreza ni de riqueza, de alegrías ni penas, de amor ni odio, de infierno ni paraiso.

   Razón: !Ah, por Dios, Amor!, ¿qué significa lo que estáis diciendo?

   Amor: ¿Qué significa?. -dice Amor-. Ciertamente eso lo sabe aquel al que Dios le dio entendimiento y ningún otro, pues las Escrituras no lo enseñan, ni sentido humano lo comprende, ni el esfuerzo de las criaturas logra entenderlo o comprenderlo, puesto que es un don concedido por el Altísimo en el que la criatura es arrebatada por la plenitud del conocimiento y no queda nada en su entendimiento. Y este Alma, que se ha convertido en nada, lo tiene todo y por ello no tiene nada, lo quiere todo y no quiere nada, lo sabe todo y no sabe nada.
 
   Razón: ¿Y cómo puede ser, dama Amor -dice Razón-, que esta Alma pueda querer lo que dice este libro si antes ha dicho de ella que no tiene en absuluto voluntad?

   Amor: Razón -dice Amor-, no es su voluntad quien lo quiere, sino que es la voluntad de Dios que lo quiere en ella: pues no es que esta Alma habite en Amor y Amor le haga querer esto a través de algún deseo, sino que Amor, que ha atrapado su voluntad, habita en ella y, por eso, de ella Amor hace su voluntad. Desde ese momento Amor obra en ella sin ella, por eso no hay pena que pueda permanecer en su interior.

   Esta Alma -dice Amor- ya no sabe hablar por Dios, pues está anonadada respecto a todos sus deseos exteriores, a sus sentimientos internos y a todo apego del espíritu, en la medida que hace lo que hace por la práctica de buenas costumbres, o por mandamiento de Santa Iglesia, sin ningún deseo, pues en ella, la voluntad que producía el deseo, está muerta.

---------------------------------------------------------

Esta entrada es en recuerdo de mi entrada PINTAN COPAS (AMOR) de hace más de dos años. La similitud de conceptos es por los menos sorprendente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario