domingo, 6 de julio de 2014

Sodoma y Gomorra



La historia de Sodoma y Gomorra se lleva a cabo primordialmente en Genesis 19. 

Ahí se relata por qué Dios juzgó indignos de "Su imagen y semejanza" a los habitantes de Sodoma y Gomorra. Dios decide tomarles la vida que les dió, pero antes de ejecutar su sentencia decide darles una última oportunidad y envía dos de Sus ángeles a la ciudad. Si Sus mensajeros pueden encontrar algunas personas justas entre los habitantes de esa ciudad, ellos salvarían la ciudad de la destrucción a la cual se han sentenciado. 

Esa noche, mientras los mensajeros divinos se alistan a dormir en el hogar de Lot, toda la población de la ciudad rodea la casa de Lot y acusan Lot de refugiar extranjeros sin haber sido "aprobados". Los hombres del lugar demandan que Lot les entregue los mensajeros para que los “conozcan” (“Yada”). La palabra “Yada”, se traduce como “violación violenta” es probablemente la más cercana al texto original. Lot llega a ofrecerles una de sus hijas para calmar la violencia de sus compatriotas y poder honrar el deber sagrado de hospitalidad al otro, al forastero. 

Así queda en evidencia que esos "sodomitas" querían violentar los otros, someterlos a su poder arbitrario, privarles de su libertad y dignidad humana. Esa conducta criminal les llevó a su auto-destrucción por no aprovechar la última oportunidad dada por el Otro. 

Ezequiel 16:49-50 indicó claramente el motivo de la cólera divina cuando dice: “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan (en el Hebreo esta frase literalmente significa comer hasta vomitar), y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no tendió la mano al afligido y al mendigo. Y se llenaron de soberbia y abominaron de mi Ley.” 

En otras palabras, a la gente de Sodoma y Gomorra los condenó sus crímenes, sus violaciones a la ley del amor, que implica el respeto a la vida y a los otros. 

--------------------------------------------------------------------------------------------------


Resultado de imagen de la Diosa del vaso
La Diosa del vaso. 2000 antes de Cristo
 
El Antiguo Testamento llamaba a los "ángeles" del Señor malachim - literalmente, "emisarios", que llevaban los mensajes divinos y hacían cumplir los mandatos de Dios. Tal como se nos revela en multitud de casos, eran aviadores divinos: Jacob los vio subiendo una escalera celeste, a Agar (la concubina de Abraham) le hablaron desde el aire, y fueron ellos los que llevaron a cabo la destrucción aérea de Sodoma y Gomorra.

El relato bíblico de los sucesos que precedieron a la destrucción de las dos ciudades pecadoras ilustra el hecho de que estos emisarios eran, por una parte, antropomórficos en todos los aspectos y, por otra, podían ser identificados como "ángeles" tan pronto se les "levantó los ojos y, he aquí, que había tres individuos parados a su vera". Haciendo reverencias y dici´ndole "Mis Señores", les imploró. "no paséis de largo cerca de vuestro servidor", y los persuadió para que se lavaran los pies, descansaran y comieran.

Después de hacer lo que les pedía Abraham, dos de los ángeles (el tercer "hombre" resultó ser el mismo Señor) siguieron hasta Sodoma. Lot, el sobrino de Abraham, "estaba sentado a la puerta de Sodoma; al verlos, Lot se levantó a su encuentro y postrándose rostro en tierra dijo: Ea, señores, por favor, desviaos hacia la casa de este servidor vuestro; haceis noche, os laváis los pies y de madrugada segís vuestro camino". Después, "él les preparó una comida, y comieron". Cuando la noticia de la llegada de los dos se difundió por la ciudad, "los sodomitas rodearon la casa, desde el mozo hasta el viejo, todo el pueblo sin excepción, llamaron a voces a Lot y le dijeron: ¿dónde están los hombres que han venido donde ti esta noche?"

¿Cómo eran estos hombres que comían, bebían, dormían y se lavaban sus cansados pies y que, no obstante, se les reconocía al instante como ángeles del Señor?. La única explicación posible es uqe, lo que vestían - sus cascos o uniformes- o lo que portaban -sus armas-, les hacían reconocibles de inmediato. Ciertamente, es una posibilidad que llevaran unas armas muy características. Los dos "hombres" de Sodoma, a punto de ser linchados por al turba, "a los que estaban a la entrada de la casa les dejaron deslumbrados... y mal se vieron para encontrar la entrada". Y otro ángel, que en esta ocasión se le apareció a Gedeón, al haber sido elegido Juez de Israel, le dio una señal divina al tocar una roca con su bastón y hacer salir fuego de ella.

Texto extraido del libro:
El 12º Planeta, 
El primer libro de "Crónicas de la Tierra"
de Zecharia Sitchin

No hay comentarios:

Publicar un comentario