miércoles, 28 de mayo de 2014

El sexto dia. El pulgar de Dios.



En esta peli, que vi ayer, "los malos", pretenden justificar la clonación de los seres humanos alegando, por ejemplo, que es la única forma de salvar a un niño que tiene un tumor cerebral. Pero... ¿seguro que es la única?...¿Nos manipulan los intereses económicos?...¿es correcto lucrarse con la salud?...

El niño del tumor, en realidad morirá. Lo que no morirá, si se clona al niño, es el apego que siente su padre por él. El apego no es más que una manifestación del egoismo. Cuando el niño muera, su espiritu estará deseando despedirse de su padre. Pero no lo encontrará ya que el padre muerto estará siendo consolado por el hijo clonado. Aqui es donde aparece la gran aberración de una infidelidad Padre-Hijo, nunca antes planteada y que pudiera desencadenar reacciones interdimensionales catastróficas. 

Otro ejemplo de por qué la clonación es una aberración: imaginemos una pareja enamorada "locamente". De repente un día, el amor abandona a uno de los dos pero al otro no. La tentación del "loco enamorado" de deshacerse de su actual pareja y "recuperar" la antigua podría ser peligrosa.

Es evidente que si queremos evolucionar tenemos que, quizás de manera urgente, atisbar el mundo espiritual y reconocer que la muerte es sólo un cambio de estado.

Quizás, la supervivenvia de nuestra especie dependa precisamente de esto. No sería de extrañar que Dios nos esté apuntando con un tirachinas jurasico mientras reza para que nos demos cuenta.

Estamos en el sexto día. "Mañana" se tomará una decisión trascendente para nosotros. Esperemos que, como ya ocurrió en el pasado, el pulgar de Dios señale hacia arriba.




No hay comentarios:

Publicar un comentario