domingo, 22 de enero de 2017

Había muerto, pero no lo sabía.

Habla una Mujer, operada de un Tumor cerebral...
Esos primeros meses (despues de la operación), o ese primer año, fue ese no entender el mundo que te rodea. Ni tu los entiendes a ellos ni ellos te entienden a ti. Pero es simplemente porque tu ya no eres tú. Tú te quedaste allí en quirófano y quien salió fue otro. Y ese otro no entiende nada de lo que le rodea y cuando habla con los que le rodean los otros no le entienden, porque habla diferente. Y yo que estaba tan contenta porque, anda, estoy viva... y no era verdad, había muerto pero no lo sabía. Ahora es cuando empiezo a estar viva. Y claro, quería seguir viviendo como vivia Rosario Villaescusa, y ella se murió. Y no podía hacer las cosas que ella hacía y no sabía por qué. Me ponía su ropa, utilizaba sus pinturas e intentaba conducir su coche. Intentaba hablar con sus amigos... Y a los amigos los encontraba insulsos, la ropa empezó a quedarsele grande, la ropa de Rosario es enorme...

Fuente: Más allá del espejo, una película de Joaquín Jordá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario